martes, 8 de noviembre de 2016

LA GUIA DEFINITIVA PARA NO PERDER EL ESTILO - VOGUE

Con la llegada del calor, las vacaciones y los chiringuitos florece esa hortera que todas llevamos dentro.

Y tal  parece que este verano va ir de “ola de calor” en “ola de calor”, he pensado que podía ser interesante hacer un post con consejos acerca de cómo afrontar estos días sin perder pizca de estilo, y es que, desengañémonos, cuando el calor aprieta, llegar a una cita manteniendo la compostura  no es tarea fácil y aún menos, regresar a casa conservando cierta dignidad. No te prometo que luzcas como las chicas de Sex and the City en medio del desierto, pero quizás algunas de estas recomendaciones te sirven para afrontar la jornada con mayor confort.




El punto clave para desterrar a la hortera que llevas dentro es no dejarla ir contigo de vacaciones, por eso es tan importante hacer tu closet con la cabeza y no meter en ella lo primero que se te ocurra. Estas son las prendas a evitar:

Sujetador de tirante silicona: la tendencia número uno a erradicar y que gracias a Dios va desapareciendo de las calles, pero no de los mercadillos, por lo que deduzco que sigue teniendo fervientes seguidoras. Ese sujetador que con tanto orgullo llevabas (y enseñabas) en los noventa, incluso cuando la silicona de los tirantes se había puesto amarilla, es un error (y horror).

Lo que desaconsejo totalmente (no se lo deseo ni a mi peor enemiga):¡¡ TIRANTES TRANSPARENTES O DE SILICONA NOO!! Se ven más incluso que los tirantes de colores y aportan un toque ortera impresionante.

Resultado de imagen para chica con sujetador tirante de silicona amarillo

Hotpants (shorts cacheteros): algunos defienden que depende del físico de la persona que los lleva, pero no. Ni gordas ni delgadas; ir por la calle enseñando medio poto no le queda bien a nadie y si encima te subes al metro/autobús o coges las bicicletas públicas o  te subes a la motocicleta  puede ser incluso antihigiénico. No es por mí, es por ti.

Resultado de imagen para hot pants mujer


Botas en verano: no sé a qué iluminada se le ocurrió ponerse botas de ante cerradas a más de 30 grados, pero hazme un favor a mí, y sobre todo a tus pies, y deja este accesorio para el otoño.

Resultado de imagen para botas en verano

El síndrome de la temporada pasada: lo sabemos; hace calor, estas en la playa y en lo último que quieres pensar es en qué ponerte, pero clavarte ese vestido que lleva en tu armario tres años y que no te pones no porque se haya pasado de moda sino porque, seamos sinceros, te va corto o te queda ajustado y tampoco sirve para un simple paseo por la playa. Y lo mismo pasa con esos shorts reventones. En esta categoría podríamos incluir también las prendas que llevaste tanto el año anterior que no sé como puedes seguir queriéndote poner. Di de una vez adiós a esas prendas nada favorecedoras. 

Resultado de imagen para arreglando el closet


Leggings como pantalones: con esto debemos ponernos serios. Los leggings no son pantalones ni aquí ni en Catar. Y que lo sepas, esa camiseta larga que te pones para intentar taparlos no funciona, todo el mundo sabe que vas en mayas por la vida.
Primero lo primero, los leggins son maravillosos de muchas maneras, su comodidad y la capacidad de añadirle estilo a tu outfit de la mejor manera, todo en uno. les recuerdo bajo ninguna circunstancia se les pueda considerar pantalones. Sorry! 
Y no, tampoco son una prenda para llevar a la oficina. ¡Sólo NO! No deben ser usados como medias debajo de un vestido o falda, para eso existen las medias.
No sólo "de la moda de la moda lo que te acomoda", me gustaría completar esta frase y de ser posible que cambiara para siempre: "de la moda lo que te acomoda y favorece". Amén.
Hay que saber admitir cuando algo no nos va, y desafortunadamente los leggins lucen mejor en las chicas delgadas, si tenemos algunos kilos de más hay que optar SIEMPRE por telas más gruesas y sobre todo el color negro.


Resultado de imagen para leggins con blusones largos

Trikini: la aberración playera por excelencia. Si no quieres enseñar, te pones un bañador; pero no te pongas ese pseudobikini con una tira en medio que lo único que hace es marcarte más la parte intima  y darte un aire de choni de barrio. Y si aun así quieres cometer semejante sacrilegio, solo te pido un favor, no lo compres estampado.



Crocs: por mí, George de la Jungla se los podría llevar todos al Africa. Ya no hablo de los que los combinan con calcetines, el simple hecho de llevar semejante cacho de plástico en los pies es síntoma de que algo no funciona bien. Y no me digas que el pie no te suda porque no es eso, es que son FEOS.
The Huffington Post dio a conocer una investigación en la que los podólogos concluyeron que la parte posterior del Croc, al ser abierta y sostener al talón con una correa, mantienen al pie inestable. Por desgracia, los Crocs no son adecuados para el uso durante todo el día. Estos zapatos no garantizan la seguridad del talón, esto ocurre porque los dedos de los pies tienden a forzarse para sujetar los zapatos y pueden provocar tendinitis. A su vez, esta podría provocar una deformación de los pies, problemas con uñas o callos y callosidades, señaló la especialista.




Crop top y Culottes: soy una firme defensora de que te pongas lo que te gusta y te haga sentir cómoda, te siente mejor o peor, pero hay unos niveles de pudor y elegancia que no podemos traspasar. El crop top no es para todos, igual que los culottes te hacen parecer un tapón, por mucho taconazo que te pongas.

Resultado de imagen para culottes 2015



No hay comentarios:

Publicar un comentario