martes, 12 de enero de 2016

Desfile primavera-verano 2016 Chanel, embarque inmediato por la puerta No.5, first class

En el Grand Palais de París, Karl Lagerfeld y los responsables de Chanel han recreado la terminal de un aeropuerto ficticio, el de París-Cambon. Allí, en la terminal 2C, y por la puerta N.5 (como no podía ser de otra forma) debajo de grandes carteles que señalaban destinos como Moscú o Singapur (los nombres de algunas de las colecciones más famosas de Chanel) fueron desfilando azafatas y pilotos luciendo nuevos uniformes diseñados por Karl Lagerfeld. Curiosas las chaquetas cortas, tipo bolero, con faldas pantalón en denim; los crop rop bordados de strass con lazos (parecidos a los de Elio Benhayer expuestos en el Museo del Traje de Madrid) coordinados con faldas pantalón de cuero.Personalmente lo que más me gustó fueron los famosos tailleurs de tweed, marca de la casa, en su expresión más minimalista ya que por no llevar, no llevaban cuello, ni bolsillos. No se si fue por el sombrerito con el que habían sido accesorizados, pero el caso es que me recordaron mucho al que lució Carolina de Mónaco el día de la boda de nuestros reyes Felipe y Letizia, cuando tuvo que acceder al templo sola por culpa de aquel famoso "Hannover" que creó escuela.Preciosas las maletas inspiradas en las que suelen llevar las azafatas fabricadas en cuero matelassé y tambien en tweed. Curiosísimos los mini-trolley transformados en bolsos de noche, las futuristas gafas de aviador plateadas en tamaño XXL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario